Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Matronas  >  Artículo actual

Atención de la matrona en Atención Primaria ante la violencia de género

Por   /  4 Agosto, 2017  /  No hay Comentarios

Autores: Luciano Rodríguez Díaz (Matrona Hospital Universitario de Ceuta)

Antonio Márquez Díaz (Matrona de Atención Primaria Distrito Bahía de Cádiz-La Janda)

Rocío Palomo Gómez (Matrona Hospital Quirón Campo de Gibraltar)

Juana María Vázquez Lara (Matrona Hospital Quirón Campo de Gibraltar)

 

Introducción:

La violencia de género por su elevada magnitud, tanto en morbilidad como en mortalidad es un hecho que supone un grave problema social y de salud pública. Este comportamiento tiene sus raíces en las desigualdades existentes entre ambos sexos que justifica los roles adscritos a hombres y mujeres en función de su género. La violencia que se ejerce dentro de la pareja, pretende sobre todo, ejercer poder y control sobre la víctima; podemos considerarla como un fenómeno en el que intervienen varios  factores personales, socioculturales y situacionales, pero teniendo siempre como base las desigualdades de género. (1)

Consciente de las dimensiones del problema y de la cantidad de personas a las que afecta, la OMS considera la violencia de género como una epidemia.(2)

Estudios realizados durante los años ochenta y noventa en países industrializados cifran el número de mujeres maltratadas en un 18% en Noruega, un 30% en Reino Unido un 21% en Suiza, un 22% en Estados Unidos y un 29% en Canadá. (3)

El consejo de Europa, en su Informe Estudios sobre las medidas y acciones adoptadas por los estados miembros del Consejo de Europa, recoge que 20-25% de las mujeres de la Unión Europea ha sufrido algún tipo de violencia física a lo largo de su vida y que más de un 10% ha sufrido una agresión sexual. (4)

En España, según una gran encuesta llevada a cabo por el Instituto de la Mujer, las mujeres que en 2006 estaban en situación objetiva de violencia familiar eran el 9,6%, aunque sólo un 3,6% de ellas consideraban que sufrían maltrato por parte de su pareja. (5)

Estos datos demuestran que estamos ante un fenómeno mundial, que no es ajeno a nuestro entorno y que marca un grave impedimento para la salud y el desarrollo, además de una violación de los derechos humanos de las mujeres. (6) (7) 

La literatura muestra que las víctimas de la llamada violencia doméstica, en comparación con las no víctimas, tienen más problemas de salud como fibromialgia, trastornos gastrointestinales, síndrome de intestino irritable, y signos ginecológicos incluyendo las enfermedades de transmisión sexual, así como el trastorno de estrés postraumático, ansiedad y depresión entre otros. (8)

La violencia contra las mujeres tiene un efecto devastador sobre la salud sexual y reproductiva de las mismas, puede comenzar o aumentar en el embarazo y tiene importantes consecuencias para la mujer, el feto y los hijos. La violencia producida antes del embarazo, puede llevar a un incremento de embarazos no deseados, mientras que la inflingida en las primeras etapas de la gestación tiende a provocar conductas negativas tales como fumar o ingerir alcohol.(9)

Es de vital importancia el abordaje de la violencia contra las mujeres por los profesionales de la salud, sobre todo en Atención Primaria, dado que es un medio cercano para la detección temprana de los casos. Las matronas por su contacto directo con las mujeres, pueden actuar en la detección precoz y en la atención integral en las situaciones de violencia de género y tienen un papel crucial en la realización de un cribado sistemático sobre todo en la consulta prenatal y posparto. (7,8)

Actualmente, y según un informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) (9) en el año 2015 murieron a manos de sus parejas o exparejas 60 mujeres. Esta cifra supone un incremento respecto del año anterior, en el que se produjeron 54 víctimas mortales.

Tan sólo 13 de las víctimas mortales (el 21,7% del total) habían denunciado a su agresor y únicamente 4 víctimas mortales (el 6,7% del total) tenían medidas de protección en vigor cuando se produjeron los hechos.

Según relación entre la víctima y el agresor, en 32 casos eran pareja (cónyuges, compañeros sentimentales o novios) y en 28 casos eran expareja o estaban en fase de ruptura. Los porcentajes de una y otra circunstancia representan, respectivamente, el 53,3% y 46,7%.

La víctima y el autor convivían en el momento del homicidio en 40 casos (el 66,7% del total) y no había convivencia entre ambos en 20 casos (33,3%).

Según grupo de edad, las víctimas mortales con 30 o menos años fueron 12 (lo que representa el 20% del total), las que tenían entre 31 y 64 años fueron 39 (el 65%) y las de 65 o más años fueron 9 (el 15%).

De las 60 víctimas mortales registradas durante 2015, 38 (el 63,3%) tenían nacionalidad española y 22 (el 36,7%) eran ciudadanas extranjeras.

La comunidad autónoma en la que se produjeron más víctimas mortales por violencia de género fue Andalucía con 14 casos. La Comunidad Valenciana aparece en segundo lugar (11 víctimas mortales en 2015), seguida de Galicia con 8 víctimas mortales. Las víctimas mortales de estas tres comunidades autónomas representan el 55% del total.

Objetivos:

Páginas: 1 2 3

  • Publicado: 11 meses el 4 Agosto, 2017
  • Por:
  • Ultima modificación: Agosto 4, 2017 @ 12:01 pm
  • Publicado en: Matronas
  • Junio 2018
    L M X J V S D
    « May    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  

También te puede interesar…

Actuación de la matrona en la natación durante el embarazo

Leer Más →