Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Matronas  >  Artículo actual

Conducta de la matrona en el duelo perinatal

Por   /  19 Enero, 2018  /  No hay Comentarios

Autor: María Inés Martín Ruiz

Coautor: Miriam García Hermoso, Mª Ángeles Núñez Rodríguez

 

Introducción

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la FIGO, se define muerte fetal anteparto como aquella que acontece antes de la expulsión o extracción completa de su madre de un producto de la concepción, con independencia de la duración del embarazo.

La muerte fetal es uno de los acontecimientos obstétricos más difíciles de enfrentar. Nos encontramos ante una situación muy traumática para la mujer y su familia. Por parte del profesional sanitario representa un fracaso si la causa que lo produce pudo prevenirse o un vacío de conocimiento si dicha causa no se puede establecer.  Por tanto, las decisiones por parte del profesional deben acompañarse de una buena comunicación tanto con la gestante como con su pareja y entorno familiar.

Objetivos:

-Establecer la conducta correcta a seguir por parte del personal sanitario en el duelo perinatal.

-Conocer las pasos a seguir para ofrecer un apoyo de calidad a los padres.

Método:

Para la selección de los estudios se realizó una búsqueda bibliográfica en las siguientes bases de datos: Cuiden Plus, PubMed, Cochrane y Scielo así como protocolos hospitalarios.Utilizando como palabras clave: muerte fetal, intraparto, mortalidad perinatal, duelo materno. De los 48 documentos encontrados tanto en español como en inglés se seleccionaron aquellos que cumplieron los criterios de inclusión, un total de 25 resultaron de interés.

Resultado:

Se considera proceso de duelo como la respuesta psicológica normal que ocurre tras la muerte de un hijo y conlleva síntomas somáticos, psicológicos y de comportamiento. Es una reacción compleja que suele durar de 6 a 12 meses.

El proceso de duelo consta de 4 fases:

FASE CARACTERÍSTICAS
Choque o incredulidad  

Periodo de aturdimiento y falta de crédito, que protege a los progenitores del impacto total de la pérdida.

Nostalgia o búsqueda  

Se manifiesta como un intento inconsciente de buscar a la persona muerta, ira, culpa, con pensamientos e imágenes casi alucinatorias y se acompaña de llanto y desesperación.

Desorganización  

Se caracteriza por aparición de tristeza manifiesta, disminución de la autoestima, falta de atención y objetivos, y retraimiento social.

Reorganización  

Se produce una aceptación de la pérdida como definitiva.

 

En esta situación los padres son extremadamente sensibles a las reacciones y conductas de los profesionales, sin embargo la tendencia habitual de estos es perjudicial para el desarrollo del duelo normal, ya que nos centramos en la esfera física evadiendo la implicación psicológica.

En contra de lo que se piensa, los padres no sólo necesitan compasión, sino también mucha información para poder comprender el porqué de la muerte de su hijo. A causa de la tensión emocional es necesario repetir las veces necesarias la información  para que la comprendan.

Varios estudios coinciden en que aproximadamente el 50% de los padres estaban insatisfechos con la actitud del equipo médico, este porcentaje fue disminuyendo a medido que aumentó el soporte psicológico por parte de los profesionales. Así Condon citó en 1987: “ La percepción que la mujer tiene de los hechos que suceden minutos u horas inmediatamente después de percatarse de la posibilidad de la muerte de su hijo, tiene máxima importancia, porque estos recuerdos forman el núcleo del proceso de pensar”.

Es muy importante que nuestra actitud sea la correcta, ya que somos los que estamos presentes en el momento del anuncio de la muerte y durante el nacimiento del niño.

Según los estudios la conducta correcta ante esta situación debería estar formada por las siguientes actitudes:

->Preséntate, usa tu nombre.

→Escucha: tanto si desean hablar de ello, como si aún no se encuentran preparados. Mantener la mirada, ofrecer respuestas sinceras.. No les digas que entiendes su dolor si no has pasado por algo similar.

->Darles tiempo: necesitan tiempo para llegar a sus propias conclusiones. Infórmales sobre las decisiones a tomar en ese momento y déjales tiempo para decidir.

Informales: es primordial ofrecer a los padres toda la información que necesiten sobre el proceso por el que van a pasar, de manera clara, concisa y con la mayor sensibilidad posible. Esto hará que puedan decidir cómo desean despedirse de su bebé. Puede que deseen abrazarle, besarle, hablarle o tomar fotografías para conservar un recuerdo que mantenga viva para siempre la imagen de su hijo. Son decisiones que, aunque en un principio pueden resultar duras de tomar, en muchos casos pueden ayudar a los padres a elaborar su duelo.

Aconséjales: actualmente se recomienda ofrecer siempre a los padres la posibilidad de ver a su bebé fallecido y respetar al máximo el criterio de cada uno.

Algunos estudios señalan que no verlo puede incrementar el riesgo de estrés postraumático.

Utiliza el nombre del bebé:  es muy doloroso para los padres y familiares que se le niegue la existencia de su bebé y se refiera a él como “feto”.

CONCLUSIONES

La muerte fetal constituye un acontecimiento traumático para los padres así como para su entorno familiar . El apoyo y la comprensión por parte de los profesionales que les atienden pueden mejorar la evolución del duelo y prevenir la patología psicosocial derivada del mismo.

 Es recomendable establecer una comunicación abierta y sincera con la pareja, dedicándoles el tiempo que precisen y emplear un lenguaje sencillo carente de exceso de tecnicismos. A ser posible, es preferible que sea un único profesional o equipo de profesionales el que trate con la pareja.

Hasta hace poco se pensaba que la reacción emocional que producía la muerte de un hijo antes o poco después del nacimiento, era mucho menos intensa que la experimentada ante la muerte de cualquier otro familiar cercano.

Los últimos estudios realizados nos demuestran que el proceso de duelo en la muerte perinatal es igual o quizás más importante que el que se produce con la muerte de otro familiar. Para las madres es muy útil contar con grupos de apoyo.

BIBLIOGRAFÍA

1.Jones N, Bugg G, Gribbin C, RaineFernning N. Assessing fetal health. Obstetrics, Gynecology and Reproductive Medicine. 2008;18:145-9.

2.Fernández M, Cruz F, Pérez N, Robles H. Factores psicológicos implicados en el duelo perinatal. Index Enferm. 2012; 21(1-2):48-52.

3.Flenady V, Trish W. Apoyo a madres, padres y familias después de la muerte perinatal. 2008[Consultado el: 21 de Enero de 2014]. (Revision Cochrane traducida). En: Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 3. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 1 Art no. CD000452. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

4.González S, et al. Papel de la matrona en el manejo del duelo perinatal y neonatal. Cad Aten Primaria. 2013;19:113-117.

5.Santos P, Yáñez A, Al-Adib M. Guía de atención profesional a la pérdida y el duelo durante la maternidad. Servicio Extremeño de Salud; 2015

  • Junio 2018
    L M X J V S D
    « May    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  

También te puede interesar…

Actuación de la matrona en la natación durante el embarazo

Leer Más →