Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Publicaciones  >  Artículo actual

Cuidados enfermeros en la sobreingesta medicamentosa

Por   /  2 Febrero, 2018  /  No hay Comentarios

Autores: Yolanda Ojeda Iglesias

José Luís Sánchez Vega

Borja Sánchez Herrera

 

Introducción

La intoxicación se define como la “entrada en el organismo de sustancias venenosas capaces de provocar alteraciones patológicas en las funciones vitales del hombre” .

La intoxicación medicamentosa es toda ingestión masiva, sea o no voluntaria, de algún medicamento en niveles que pueden llegar a ser tóxicos para el individuo y con un elevado riesgo de mortalidad.

Las ingestas no voluntarias son intoxicaciones accidentales, más frecuentes en niños y ancianos polimedicados; en las intoxicaciones intencionales, un 32-64% de las urgencias por intoxicación y donde las principales causas son el suicidio, homicidio o el aborto.

En ambos casos una actuación precoz por parte de los profesionales sanitarios determinará la evolución exitosa del episodio, así como unos cuidados e intervenciones enfermeras de calidad.

 

Objetivos

-Conocer las actuaciones enfermeras a realizar ante estos casos a través de una estandarización de cuidados de enfermería.

– Detallar los fármacos antídotos utilizados para las intoxicaciones agudas más frecuentes que acuden a los servicios de urgencias.

 

Metodología

Se ha realizado una revisión bibliográfica de la literatura publicada en las bases de datos Cochrane Library, ScienceDirect, Cuiden Plus y PubMed introduciendo los descriptores “intoxicación medicamentosa”, “sobreingesta medicamentosa”, “sobredosis”,  “enfermería”, “cuidados” y utilizando los conectores booleanos “AND” o “OR”.  Como criterios de inclusión nos limitamos a artículos en español y publicados en los últimos 10 años.  

Resultados

 Los cuidados de enfermería junto con la administración del antídoto en la víctima irán encaminados básicamente a la estabilización de constantes vitales, impedir la absorción del tóxico, ayudar a la eliminación ya absorbida del mismo y neutralizar los efectos, de manera que provoquen el menor daño posible al organismo del paciente.

ACTUACIONES DE ENFERMERÍA:

  • VALORACIÓN DEL ESTADO GENERAL (Protocolo ABCD)

-Como primera actuación,  debemos asegurar una vía aérea estable, de lo contrario se debe proceder a la intubación del paciente, así como a administrar todos los medios para una ventilación adecuada.

-Se ha de monitorizar al paciente para un control de la frecuencia cardíaca, observar posibles alteraciones de la actividad cardíaca y actuar en consecuencia.

-Controlar la circulación por medio de la toma continua de la presión arterial, que en caso de no ser satisfactoria se debe aportar líquidos intravenosos y/o drogas vasoactivas para reponer volumen.

Una vez estabilizada la víctima en los anteriores aspectos, se somete a una exploración neurológica valorando el estado de conciencia conforme la escala de Glasgow, trastornos de la visión y tono muscular. En pacientes con el nivel de conciencia comprometido se le  debe realizar precozmente una determinación de glucosa en sangre para prevenir graves secuelas debido a una hipoglucemia severa que potencialmente provocan muchas intoxicaciones medicamentosas. La estabilización vital es sin duda la actuación preferente a realizar, no obstante de manera paralela podemos ir obteniendo información relevante y de suma importancia para el manejo y tratamiento del paciente como son el tipo de tóxico, cantidad ingerida, vía de exposición, tiempo transcurrido desde la ingesta, si ésta ha sido accidental o intencionada, etc… También es importante que el profesional de enfermería observe con atención el estado mental del paciente e informe en caso de detectar signos y síntomas de depresión, ansiedad, trastornos psicóticos o conductas manipuladoras que hayan llevado a la persona a una ingesta intencionada, para su posterior derivación al servicio de salud mental.

  • CUIDADOS GENERALES

En pacientes asintomáticos que ingirieron una dosis potencialmente tóxica las primeras medidas a tomar son el lavado gástrico y el uso de carbón activado con el fin de antagonizar el tóxico.

Como estudios complementarios se realizarán analíticas de sangre y orina en las que también se pueden determinar los niveles de muchos tóxicos ingeridos. La canalización de una vía venosa periférica para la infusión de líquidos y tratamiento intravenoso, la realización de ECG y la reevaluación continua de síntomas son también intervenciones generales de enfermería así como vigilar posibles efectos secundarios al tratamiento.

Los  profesionales de enfermería deben continuar sus cuidados con educación para la salud en caso de ingesta accidental informando de cómo pueden prevenirse las mismas y en los casos de ingesta intencionada determinando estrategias de intervención del riesgo autolítico, todo ello acompañado garantizando la privacidad, confidencialidad y respeto.

Páginas: 1 2

  • Octubre 2018
    L M X J V S D
    « May    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

También te puede interesar…

Valoración y métodos de alivio no farmacológicos del dolor en neonatología

Leer Más →