Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Historia de la Enfermería  >  Artículo actual

Historia de la Enfermería Militar Británica (Tomo 1)

Por   /  18 Enero, 2018  /  No hay Comentarios

Autor: José Luis Flores Rodríguez

En el presente artículo pretendemos realizar un recorrido a través de la historia de la enfermería militar británica, exponiendo desde sus antecedentes hasta la creación de un cuerpo de sanidad militar en 1881. En primer lugar, iniciaremos el artículo visualizando distintos antecedentes de la sanidad militar británica. Posteriormente, iremos mostrando distintas actuaciones enfermera a lo largo de la historia de Gran Bretaña, destacando principalmente hitos de carácter bélico.

ANTECEDENTES

A priori, mostraremos los antecedentes históricos que fueron la base de la sanidad militar británica. Para ello debemos destacar principalmente la sociedad griega y la sociedad romana. Así mismo, dentro del mundo griego clásico toman especial relevancia los ejércitos de Atenas y Esparta. Dentro de la cultura griega la medicina tenía un carácter religioso y dependía de Asclepio, Dios de la curación.[i] Sin embargo, la armada ateniense incluyó el primer barco hospital, conocido como Therapetia[ii].

Posteriormente, el Imperio Romano hereda la cultura clásica de Grecia tras conquistarla militarmente. Los romanos también aplicaron sus avances en sanidad militar, añadiendo un barco hospital conocido como Aesculapius[iii]. Así mismo, Roma fue responsable de la creación de unos primitivos hospitales de campaña, conocidos como Valetudinarium, y de la incorporación de personal sanitario en sus legiones. La jerarquía militar-sanitaria estaba perfectamente definida. En primer lugar, existía un jefe sanitario de la legión llamado Medicus Legionis, inmediatamente por debajo de este encontramos al Medicus Cohortis Ordinarius, el cual, era el jefe sanitario de la cohorte. A continuación, estaban los Medicus Cohortis, tres por cohorte, y el submedici, que eran médicos auxiliares[iv].

Finalmente, encontramos unos proto-enfermeros designados como Cadsati[v]. En consecuencia, tanto la construcción del Valetudinarium como su gestión dependían totalmente de un consejo sanitario.

INTRODUCCIÓN

Acercándonos al tema a tratar, otro de los pioneros en la sanidad militar ha sido la comunidad Británica, introduciendo en sus ejércitos servicios sanitarios, hecho que no sucedía desde la antigüedad. Con la expansión del Imperio Británico, y la posterior creación de la British Commonwealth of Nations (actual Commonwealth of Nations) fue necesaria la creación de un sistema sanitario que supliera las necesidades sanitarias de los habitantes de las colonias. En 1540, bajo el reinado de Enrique VIII, el parlamento aprobó un estatuto por el cual, la compañía de barberos-cirujanos quedaba fusionada con el prestigioso gremio de cirujanos militares. De dicha unión surge “The Royal Commonality of Barber-Surgeons”. Para formar parte de esta nueva institución era necesaria la obtención de numerosas licencias, así como, aprobar varios exámenes. Uno vez cumplido los requisitos al aspirante se le entregaba un título conocido como “The Grand Diploma as a master un surgery and anatomy”. La Compañía tenía sede en Londres y fue Tomas Vicary (1495-1561), cirujano personal de Enrique VIII, el primer maestro cirujano, convirtiéndolo en líder de este gremio.

A partir 1608, la Royal Navy incorporó a su armada un primitivo barco hospital, llamado Goodwill, que participo en la evacuación de Tánger en 1670. Siendo la primera vez que un barco hospital interviene en un conflicto. Tras el éxito del Goodwill, la Royal Navy aumentó el número de barcos hospitales y los incorporó en muchas de sus flotas.

En 1745, “The Royal Commonality of Barber-Surgeons” se disuelve, independizando nuevamente a los barberos y cirujanos. Esta separación afectó notablemente al futuro de la cirugía británica. Por un lado, la formación de los cirujanos de la época evolucionó notablemente[2] pero, a su vez, los barberos no cayeron en el olvido como se demuestra en un diccionario de habla inglesa de 1831 en el que apreciamos la definición de barbero-cirujano[3].

Debido al expansionismo colonial se produce la Guerra de los 7 años (1756-1763), donde se enfrentaron numerosas naciones por la supremacía de colonial de América. Dentro de los beligerantes debemos destacar la participación del Reino de Gran Bretaña[4]. En esta guerra, las tropas inglesas construyeron un hospital de campaña en el que trabajaban enfermeras supervisadas por la head nurse[5].

En un balance de las enfermedades más frecuentes en los hospitales militares británicos en Alemania, desde enero de 1761 hasta marzo de 1763, observamos cómo existían dos rangos militares dentro de las enfermeras militares británicas del momento. Dichos rangos eran: “Matron o Head nurse”, que desempeñaban labores de dirección, y “Common Nurses”, las cuales se ocupaban de atender a los pacientes.[6]

Durante el resto del siglo XVIII se va intercalando la presencia tanto de enfermeras militares como de barberos.

Ya en el siglo  XIX, se inicia un nuevo conflicto armado conocido como la Guerra de Crimea (1853-1856), que enfrentaba una alianza formada por Gran Bretaña, Francia, el Imperio Otomano y el Reino de Cerdeña contra el Imperio Ruso, con el fin de frenar la expansión continua de este último. Durante el desarrollo de esta guerra dio comienzo un gran proceso de evolución dentro de la enfermería de la época dando lugar a la enfermería moderna y a la creación de un servicio militar de enfermería. Este proceso fue iniciado y guiado por la enfermera británica Florence Nigthingale (1820-1910).

Florence Nigthingale nació en la ciudad de Florencia (Toscana, Italia) el 12 de mayo de 1820 y falleció el 13 de agosto de 1910 en Londres (Reino Unido). Durante su juventud estudió matemáticas y recorrió parte de Europa instruyéndose como enfermera.[7]

El 4 de noviembre de 1854 Florence Nigthingale llegó al hospital de Escutari junto a otras 38 enfermeras, previamente fue nombrada por el ministro británico de defensa como superintendente del sistema de enfermeras de los hospitales generales ingleses en Turquía. Inmediatamente, “la dama de la lámpara”, como fue conocida, implantó importantes medidas como la creación de una lavandería y una cocina que alimentaba a 800 personas[8]. Previamente el estado del hospital era lamentable como apreciamos en “Notes on Hospitals”, libro escrito por la propia Florence Nigthingale.[9]

Posteriormente, en febrero de 1855 la mortalidad descendió del 60% al 42%, pero gracias a la instalación de una fuente de agua potable, así como, la compra de material sanitario y una mejora de la salubridad de los alimentos, la tasa de mortalidad se redujo al 2,2% (Fig. 1).

Páginas: 1 2

  • Octubre 2018
    L M X J V S D
    « May    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

También te puede interesar…

Barberos, Practicantes, Matronas y Enfermeras en el ámbito gaditano en la Edad Moderna

Leer Más →