Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Antropología de la Salud y la Enfermeria  >  Artículo actual

Hospital San Carlos: La Enfermería desde una perspectiva de género

Por   /  21 Septiembre, 2016  /  No hay Comentarios

  1. Por último, el hospital empieza a retomar la actividad asistencial, aunque de muy distinta manera. La organización, la actividad y el sistema en general son diferentes. Esto requiere un proceso de adaptación que en principio para bien recibido por el personal indistintamente del género, pero poco a poco empiezan a determinarse los diferentes puestos de trabajo con sus peculiaridades de turnos, sueldos y actividades y de nuevo se manifiestan las preferencias y las jerarquías de valores a la hora de solicitar un puesto u otro.

Como consecuencia de la transferencia de administraciones, ha habido cambios en la utilización de los servicios que ha afectado a modificaciones de consideración no solo en los turnos laborales sino en las propias funciones profesionales. Situaciones donde son necesarias dosis suficientes de adaptación para conciliar la vida familiar y reciclar conocimientos. Las adaptaciones que expresan, sobre todo de las enfermeras, son las que les hacen posible atender a las necesidades que requieren el cuidado y la dedicación, no tanto de los hijos (recordemos que una gran mayoría tienen los hijos mayores de 20 años) como la demandada por los padres y madres, en este caso octogenarios.

Pero incluso en las expectativas de futuro en estas condiciones laborales encontramos un sesgo de género. En el momento de plantear una vida fuera del entorno laboral, las mujeres que han compaginado las tareas domésticas con el trabajo en el hospital, muestran mayor deseo de una pronta jubilación para dedicarse al descanso y para realizar actividades de ocio, sin embargo en los hombres es más difícil encontrar respuestas explícitas sobre las ganas de un descanso laboral. No olvidemos que provienen de unas generaciones en que el hombre todavía tiene un marcado reconocimiento social y personal basado en su desarrollo profesional y mantienen un condicionante en el rol de proveedor para el hogar.

CONCLUSIONES

La perspectiva de género en la Enfermería no sólo está fundamentada por el mayor número de enfermeras mujeres, sino porque los roles mantenidos a lo largo del tiempo han sido los que estaban designados a las mujeres. En concreto, las enfermeras del Hospital San Carlos, del Servicio Andaluz de Salud y en general de los profesionales de Enfermería de todo el territorio español, deberíamos de tener un compromiso por transmitir una imagen de profesión cuidadora, desvinculándonos de las relaciones simbióticas que constituyen un lastre para el reconocimiento profesional, más allá de la correspondiente a una posición de sumisión vocacional, adjudicada al sexo femenino durante muchos años.

No se trata de disimular, invisibilizar o anular los aspectos relegados a las mujeres, sino de potenciar todo lo que históricamente fue marcando una profesión feminizada y ponerlo en valor en un contexto profesional igualitario, en todos los ámbitos: académico, clínico y de gestión. Una reflexión para compartir entre enfermeras y enfermeros, en todos los espacios profesionales dedicados a la salud de hombres y mujeres, en su igualdad y diversidad, esto es hacia una enfermería transcultural.

En los 70 y 80 se formaron unas generaciones de enfermeras bajo la subordinación y la obediencia, pero que a lo largo de los años han ido evolucionando hacia una profesión autónoma, basada en el manejo de situaciones críticas, legislación, especialización, capacitada para la docencia y la investigación. (Allué, 2013)

Hermanas de la Caridad

Hermanas de la Caridad

Este proceso de interacción social ha estado en función del contexto laboral, de aquí la importancia del Hospital San Carlos como agente fundamental en el cambio de paradigma del desarrollo y la práctica de la Enfermería.

Los cambios y los recursos desarrollados por las enfermeras para su adaptación han configurado unas historias de vidas profesionales determinadas, dónde la convivencia profesional con otros tipos de colectivos enfermeros como los militares o las religiosas les ha enriquecido en cuanto a las relaciones interprofesionales, pero a la vez les ha marcado pautas y normas de carácter sexista que han naturalizado e incorporado a su perfil profesional, incluso en la mayoría de los casos personal.

Por otra parte, la propia trayectoria del hospital es en sí misma compleja, en cuanto que ha sido reutilizado por otra administración para la que fue creado. Los objetivos empresariales y la política sanitaria han sido transformados sin que el personal sanitario en general, y el de enfermería en concreto, haya tenido mayor protagonismo que el de asumir y acatar las reformas impuestas.

No quiero terminar sin la esperanza puesta en el buen hacer y la buena voluntad de los gestores y políticos responsables, que con el tiempo consigan vías de apertura de los distintos servicios e instalaciones, aunque solo sea para paliar la necesidad existente en la población de una asistencia hospitalaria cercana y acorde a los objetivos de calidad de vida que se pretenden desde las administraciones sanitarias.

BIBLIOGRAFÍA

Allué, M. (2013) El paciente inquieto. Barcelona: Ed. Bellaterra

Astelarra, J. (2005). Veinte años de políticas de igualdad. Madrid: Cátedra.

Bel Bravo, M. (2009). Mujer y cambio social en la Edad Moderna. Madrid: Encuentro.

Bertaux, D. y González González, G. (2005). Los relatos de vida. Barcelona: Bellaterra.

Blázquez-Rodríguez, M. (2005). Los componentes de género Y su relación con la enfermería. Index de Enfermería, 14(51).

Bicentenario del Hospital de “San Carlos”, San Fernando (Cádiz), 1809-2009. (2009). [Madrid]: Ministerio de Defensa, Secretaria General Técnica.

Cano-Caballero Gálvez, M. (2004). Enfermería y género tiempo de reflexión para el cambio. Index de Enfermería, 13(46)

Casado Aparicio, E. y Gómez Esteban, C. (2006). Los desafíos de la conciliación de la vida familiar y profesional en el siglo XXI. Madrid: Biblioteca Nueva.

Carrasco Acosta, M., Márquez Garrido, M. and Arenas Fernández, J. (2005). Antropología-enfermería y perspectiva de género. Cultura de los cuidados, (18), pp.52-59.

Cea D’Ancona, M. (1996). Metodología cuantitativa: estrategias y técnicas de investigación social. Madrid: Síntesis

Chamizo Vega, C. (2004). La perspectiva de género en Enfermería: comentarios y reflexiones. Index de Enfermería, 13(46)

Cohen, H. (1988). La enfermera y su identidad profesional. Barcelona: Grijalbo.

Francisco, C (2003) Memorias de una enfermera. Madrid: La Esfera de los Libros.

García-Cubillana de la Cruz, J. (2007). El antiguo hospital de San Carlos (1809-1981) y la ciudad de San Fernando. [Jerez de la Frontera]: Publicaciones del Sur.

German Bes, C. (2013) La revolución de las batas blancas: la enfermería española de 1976 a 1978. Zaragoza. Prensas de la Universidad de Zaragoza.

Hernández Conesa, J. y Moral de Calatrava, P. (1995). Historia de la enfermería. Madrid: Interamericana McGraw-Hill.

Martínez Nieto, J. (2004). Vocación en enfermería: entre la etnografía y la cuantificación. Cádiz: Universidad de Cádiz, Servicio de Publicaciones.

Siles González, J. (1996). Pasado, presente y futuro de la enfermería en España. Alicante: Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana.

[1] García- Cubillana, J. y Arceiz, J. Cronología histórica del Hospital de San Carlos (1809- 2009) En Bicentenario del Hospital de “San Carlos” (2009: 29- 36).

[2] Hasta 1988 cuando se produce la incorporación de la mujer a las FFAA.

Páginas: 1 2 3 4

  • Enero 2018
    L M X J V S D
    « Oct    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

También te puede interesar…

Antropología de los Cuidados

Leer Más →