Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Matronas  >  Artículo actual

Masaje perineal con aceite de rosa mosqueta para evitar desgarros durante el parto

Por   /  8 Agosto, 2017  /  No hay Comentarios

Autores: Luciano Rodríguez Díaz (Matrona Hospital Universitario de Ceuta)

                 Antonio Márquez Díaz (Matrona de Atención Primaria Bahía de Cádiz-La Janda)

                 Rocío Palomo Gómez (Matrona Hospital Quirón Campo de Gibraltar)

                 Juana María Vázquez Lara (Matrona Hospital Quirón Campo de Gibraltar)

Durante el parto al descender la presentación del bebé, los tejidos de la zona perineal se estiran y ensanchan bruscamente. El periné es una zona la cual tiene una gran capacidad de contracción y estiramiento que permite el descenso y nacimiento del bebé. Es importante que tanto la gestante como la pareja se familiaricen con esta zona del cuerpo y que sepa que el masaje perineal no es algo necesario ya que de forma natural se prepara para el parto  lubricándose durante el alumbramiento.

Es conveniente, durante el último mes y medio de embarazo, masajear dicha área con aceite de rosa de mosqueta con el fin de incrementar la capacidad de expansión de estos tejidos. Se usa como hidratante y regenerador de la piel dañada por diversas afecciones tópicas. Además se ha popularizado su uso para prevenir y atenuar las estrías gravídicas y demás cicatrices quirúrgicas.

Basados en nuestra revisión, nos gustaría implantar un programa educativo sobre masaje perineal con aceite de rosa de mosqueta a gestantes a partir de las 34 semanas de gestación en la consulta de atención primaria.

Introducción:

Los aceites vegetales se utilizan desde tiempos ancestrales en el cuidado de la piel y en el desarrollo galénico de las formulaciones (1).

Se obtiene de la presión en frío de las semillas de la Rosa rubiginosa, un arbusto silvestre originario de Europa que también puede hallarse en países andinos como Chile o Argentina (1, 2).

Al parecer, sus virtudes radican en su composición rica en aceites grasos esenciales, especialmente linoléico y linolénico (2,3). Éstos desempeñan importantes funciones al participar en la síntesis de prostaglandinas y leucotrienos (implicados en los fenómenos de inmunidad e inflamación), tener acción antiagregante plaquetaria y vasodilatadora e influir en la cicatrización (2, 3, 4).

Un estudio realizado por la Facultad de Química y Farmacología de la Universidad de Concepción en Chile el que dio a conocer a la comunidad científica sus propiedades. Se observó que la aplicación continuada de este aceite ayudaba a atenuar cicatrices y arrugas y rejuvenecer la piel en casi 200 pacientes con cicatrices debidas a cirugía, quemaduras y otras afecciones (6).

Sus aplicaciones van desde la regeneración de tejidos dérmicos dañados hasta el retraso en la aparición de las líneas de envejecimiento prematuro, la recuperación de pieles afectadas por quemaduras o incluso radioterapia y la atenuación de cicatrices (3, 6)

Su pH de 5.1 lo hace afín a la piel, absorbiéndose rápidamente y actuando, no sólo en las capas externas, sino también en las interiores activando los fibroblastos que sintetizan colágeno y elastina, responsables de la firmeza y elasticidad de la piel (3,4).

Las matronas y otros profesionales sanitarios también se han hecho eco de sus propiedades y han empezado a estudiar y recomendar la utilización de este aceite a las gestantes como forma de prevenir y tratar las estrías gravídicas y para minimizar la cicatriz tras una cesárea o episiotomía (4,5). También se está extendiendo su uso, asociado a masaje perineal antenatal, en un intento de favorecer su distensibilidad durante el parto para reducir la aparición de desgarros y minimizar la práctica de episiotomías y su morbilidad asociada (7).

El propósito de este trabajo de revisión es conocer la evidencia científica más actual respecto a sus propiedades para poder argumentar razonadamente la efectividad de su uso durante el embarazo y puerperio con los fines antes descritos.

Las palabras claves según DeCS son: aceite, rosa mosqueta, estrías gravídicas y masaje perineal antenatal.

OBJETIVOS:

Principal:

  • Evaluar si la aplicación del masaje perineal prenatal en las 4-6  últimas semanas antes del parto con aceite de rosa de mosqueta  reduce la incidencia de desgarros de primer y segundo grado en mujeres nulíparas en el periodo expulsivo del parto.

Secundarios:

Páginas: 1 2

  • Enero 2018
    L M X J V S D
    « Oct    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

También te puede interesar…

Actuación en atención primaria ante la solicitud de anticoncepción de emergencia

Leer Más →