Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Publicaciones  >  Artículo actual

Onicocriptosis. Cuidados de Enfermería y Tratamiento

Por   /  12 Abril, 2016  /  No hay Comentarios

uña 1 uña 2

 

 

Fase 4: Cura quirúrgica

  • Lavado de la herida (polihexanida).
  • Cierre de la herida con puntos de aproximación (al ser una técnica no incisional, no es necesario realizar ningún punto de sutura).
  • Colocamos varios apósitos absorbentes no adhesivos, con la finalidad de absorber la hemorragia, y encima colocamos varias gasas estériles protegiendo al dedo.
  • Vendaje medianamente compresivo del dedo afecto y antepié, siempre de distal a proximal.

 

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA TÉCNICA CON FENOL-ALCOHOL

VENTAJAS

  • Bajo índice de recidivas.
  • Postoperatorio indoloro.
  • Rápida incorporación a la actividad diaria.
  • Buenos resultados estéticos y funcionales.
  • Fácil ejecución de la técnica.

 

INCONVENIENTES

  • Aumento del tiempo de curación debido a la quemadura química por el uso del fenol.
  • Dificultad en el control del tejido destruido.
  • Reacción aguda al fenol como resultado de la propia quemadura. Es frecuente la aparición de un absceso a nivel del eponiquio.
  • Posibles lesiones producidas por quemaduras en los tejidos circundantes al área intervenida.

 

TRATAMIENTO QUIRURGICO

Objetivos del tratamiento quirúrgico

  • Asegurar la funcionalidad de la unidad ungueal
  • Corregir deformidades estructurales de la uña
  • Recuperar la morfología y fisiología normales de los labios ungueales
  • Bajo ratio de recurrencias
  • Retorno del paciente a su modo de vida habitual en el menor tiempo posible
  • Aliviar o paliar la sintomatología dolorosa
  • Alto nivel de satisfacción estética

Preparación del campo operatorio

  • Explicación detallada de la intervención.
  • Entrega al paciente del formulario de información y consentimiento informado por escrito.
  • Valoración.
  • Limpieza del pie con solución jabonosa y antiséptica.
  • Rasurado de la zona si procede.
  • Embrocado del área a tratar con povidona yodada.
  • Isquemia controlada.

 Anestesia

  • La técnica más recomendada para la infiltración anestésica en el dedo del pie, es el bloqueo mediante la técnica de Oberst modificada.
  • La anestesia local también es muy utilizada.
  • Los agentes anestésicos más utilizados son los del grupo amida (lidocaína, bupivacaína y mepicavaína) ya que son menos alergénicos, menos tóxicos y con menor reactividad cruzada que los anestésicos del grupo éster.

Técnica de Oberst modificada

  • Es un bloqueo nervioso distal a nivel de los dedos. También llamado técnica en “H de Frost”.
  • Se comienza infiltrando por la zona dorsal, un pequeño habón dérmico de anestésico, en la rama interna o externa, y con dirección dorso-plantar.
  • Infiltramos de 1ml a 2ml al 2% de Lidocaína en cada pedículo.
  • Por último, retirando parcialmente la aguja sin sacarla de la piel, hacemos levantar el dedo a infiltrar del paciente, colocándolo en hiperextensión, y nos metemos con la aguja entre el tendón extensor del dedo y el periostio de la falange proximal, introduciendo un pequeño habón por debajo del tendón extensor del dedo, al objeto de infiltrar las terminaciones nerviosas periósticas que inervan la zona de la matriz ungueal (suficiente, con administrar 0,2 ml de anestésico).
  • Esperamos el tiempo necesario para que actúe la anestesia (tiempo de latencia) y colocamos el torniquete para provocar la isquemia transitoria.

 

Sin título3 Sin título2 Sin título1

Cuidados postoperatorios

  • Una vez que ha finalizado el procedimiento y valorada el alta postoperatoria, se informa al paciente tanto de forma oral como por escrito, de las pautas postoperatorias a seguir.
  • Se recomienda la elevación del miembro intervenido durante el postoperatorio inmediato.
  • Se informa de las pautas farmacológicas que tiene que llevar a cabo, en el caso de que éstas sean instauradas.
  • También se le comenta la posibilidad del sangrado moderado de la herida a través del vendaje.
  • Se le recomienda al paciente acudir al centro en caso de producirse alguna situación imprevista.
  • Las curas o revisiones postquirúrgicas, se practicarán según juicio y criterio del propio profesional, aunque es conveniente realizar la primera cura, transcurridas 48 horas de la cirugía.

Las revisiones posteriores, dependerán del tipo de técnica quirúrgica o procedimiento empleado (difiere la evolución según se practiquen matricectomías químicas o quirúrgicas), del pronóstico del propio proceso y del riesgo potencial de complicaciones

Bibliografía:

Páginas: 1 2 3 4

Deja un comentario

  • Agosto 2018
    L M X J V S D
    « May    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

También te puede interesar…

Cuidados enfermeros en la sobreingesta medicamentosa

Leer Más →