Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Actualidad  >  Artículo actual

Pseudociesis: Embarazo imaginario

Por   /  26 Marzo, 2018  /  No hay Comentarios

Autoras:

  • Celina Zafra Pérez.
  • Lourdes Ávila Reyes.
  • Isabel María Roa Domínguez.

Palabras clave: embarazo psicológico, pseudociesis, trastornos psicológicos, trastornos somatomorfos.

Concepto y Antecedentes Históricos:

El embarazo psicológico, conocido también con otros nombres como pseudociesis, embarazo utópico, embarazo imaginario o falso embarazo, es un síndrome raro con una incidencia del 0,005% de los embarazos.

El término pseudociesis proviene del griego “pseudokyesis”, que traducido resulta: pseudes: falso, kyesis: embarazo. Fue introducido por el médico y cirujano John Mason Good en 1823. Los primeros casos que se conocen fueron descritos por Hipócrates, en la antigua Grecia, en el siglo IV A.C.

Es un trastorno psicológico, encuadrado en psiquiatría, dentro de los trastornos somatomorfos. Está caracterizado por la creencia errónea, por parte de la mujer, de que está embarazada; no se produce por simulación, ya que la mujer está convencida de que está esperando un bebé.

Este trastorno se produce, la mayoría de las veces, en mujeres casadas o con pareja estable, de entre 20 y 40 años, aunque también se han reportado casos en adolescentes, mujeres cercanas a la menopausia e incluso en hombres.

Causas:

Las causas por las que puede presentarse son:

  • El deseo desmesurado de ser madre.
  • O, por el contrario, el miedo patológico de quedar embarazada.
  • Trastornos depresivos: relacionados con infertilidad, esterilidad, malos antecedentes obstétricos…
  • Por solidaridad con una persona cercana que ha quedado embarazada.

 

Estas situaciones generan un estado de estrés y ansiedad, que podrían alterar el sistema hipotálamo-hipófisis- ovárico, estimulando la producción hormonal y generando síntomas acordes con una gestación.

Signos y síntomas:

Los signos y síntomas pueden presentarse de forma conjunta, todos en la misma paciente o de forma aislada, sólo alguno o algunos de ellos:

  • Náuseas y vómitos.
  • Aumento del tamaño del abdomen.
  • Modificación de la glándula mamaria: aumenta el tamaño de los senos, la areola se agranda y aumenta su pigmentación y puede producir calostro.
  • Amenorrea o flujo muy escaso.
  • Ablandamiento del cuello uterino.
  • Sensación de movimientos fetales.
  • Aumento del apetito y subida de peso; mayor que en embarazos reales.
  • Dolor de parto: 1 de cada 100 casos.

En algunos casos, el desajuste hormonal que se desencadena, puede dar como resultado, un falso positivo en un test de embarazo en orina; por lo que será necesario confirmarlo con un análisis de sangre, para determinar la presencia de hormona HCG,  y una ecografía, que determinará la existencia o no de latido fetal.

Tratamiento:

En la mayoría de los casos, los síntomas remiten cuando la mujer acepta que no existe embarazo, aunque a veces, esto genera un mayor estado de ansiedad que consigue agravarlos.

Al ser un trastorno psicológico, en ciertas ocasiones será necesario recurrir a terapia y tratamiento psicológico, o incluso, se puede necesitar recurrir a fármacos antipsicóticos y antidepresivos, bajo control médico.

Es importante el diagnóstico precoz, para que la mujer pueda afrontarlo con mayor probabilidad de éxito y requiera menos apoyo psicológico.

Conclusiones:

El embarazo psicológico es una rara alteración, que se puede enmarcar entre los trastornos neuropsiquiátricos y que se presenta en 1-6 casos de cada 22.000 embarazos. En todos los casos, la mujer está convencida de que está embarazada. Tiene una fuerte influencia cultural, presentándose con más frecuencia en mujeres de raza negra en Sudáfrica.

Los factores psicológicos y neuroendocrinos interactúan, en este proceso, de manera combinada. Los síntomas más comunes son la distensión abdominal y la amenorrea o el sangrado escaso.

Actualmente el número de casos ha ido disminuyendo, debido a que el deseo de ser madre, ya no figura entre las prioridades de muchas mujeres, ni se las presiona socialmente, para que así sea. Las mujeres que tienen dificultades para quedar embarazadas, recurren a tratamientos de fertilidad y fecundación y finalmente consiguen un embarazado, con lo cual no les supone un trauma, el no lograrlo.

El diagnóstico precoz del cuadro, permite atajar la situación con prontitud y evitar que el proceso se alargue y necesite, con posterioridad, tratamientos más complicados y duraderos en el tiempo.

En este desorden cobra vital importancia, para la resolución del conflicto, la comprensión y el apoyo hacia la paciente.

Bibliografía:

  1. Barglow, P.; Brown, E.: Pseudocyesis. To Be and not to be pregnant: a psicosomatic question. En Modern perspectives in psycho-obstetrics. Edited by John Howells. Brunner Mazed Publishers. NY,1972.
  2. Brooks J. Pseudociesis in a 6-year-old girl: follow-up report at 23. J Am Acad Child Psychiatry 1985.
  3. Guzmán Aquiles: Tratado de Obstetricia y Ginecología Psicosomáticas. La Pseudociesis. 2ª Edición. Caracas 1987.
  4. Meza E, Choy J, Villanueva C, Ayala A.: Peudocyesis: Clinical and hormonal evaluation. Asociación mexicana de ginecología y Obstetricia. 1989.
  5. Docasar Bertolo, L; García Mahia, M.C. y Simon Lorda, D.: Psicosis en el embarazo y puerperio. Siso / Saude nº 19. 1992.
  6. Web: https://embarazopsicologico.com

 

  • Junio 2018
    L M X J V S D
    « May    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  

También te puede interesar…

Actuación de la matrona en la natación durante el embarazo

Leer Más →