Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Actualidad  >  Artículo actual

Uso del reservorio subcutáneo en Oncología Pediátrica. Beneficios y complicaciones

Por   /  29 Agosto, 2017  /  No hay Comentarios

Autores: José Luis Sánchez Vega

Borja Sánchez Herrera

Yolanda Ojeda Iglesias

 

Introducción

En España, el cáncer es la segunda causa de muerte, detrás de las enfermedades cardiovasculares. El cáncer es una enfermedad que igualmente aqueja a la población infantil. Para darle una mejor calidad de vida a los pacientes oncológicos pediátricos, así como a su familia, el papel del personal de enfermería es fundamental, bien sea a través de los cuidados realizados, como, con una buena educación sanitaria al paciente y a su cuidador principal.

El acceso venoso central permanente, es un gran avance en la medicina, debido a la disponibilidad de nuevos materiales mejor tolerados por el propio organismo,  y en la enfermería, por el desarrollo de los cuidados enfermeros que necesita para su buen funcionamiento y su mantenimiento. Permite un mejor manejo del paciente pediátrico oncológico, ya que nos posibilita, que se puedan administrar medicamentos citostáticos sin el efecto irritativo y doloroso que éstos producen si se hace de forma periférica. Igualmente se pueden administrar hemoderivados, antibióticos, así como nutrición parenteral, además de realizar tomas de muestra de sangre, lo que supone una comodidad tanto para el profesional de enfermería como para el paciente.

El reservorio consiste en un dispositivo metálico de pequeño tamaño, que se sitúa sobre el plano muscular,  y que consta de una cámara con superficie de silicona adaptada para su punción y la administración de medicación. En dicha cámara, va conectada un catéter, el cual va por debajo de la piel hasta una vena de gran calibre, como pueden ser la subclavia o la yugular.  

Objetivos

Analizar los estudios sobre el uso de los reservorios subcutáneos en oncología pediátrica, para identificar las complicaciones que se dan con más frecuencia, así como para determinar los beneficios que podemos encontrar utilizando este tipo de dispositivo.

 

Resultados

Existe una tasa importante de complicaciones potenciales que aparecen en los estudios revisados, siendo la que se da con más frecuencia la infección, que bien puede ser del punto de inserción o del túnel subcutáneo y/o catéter, requiriendo en algunos casos su retirada. En segundo lugar nos encontramos la obstrucción, habría que descartar la migración o rotura del catéter para desobstruirlo con el uso de un fibrinolítico. Otras complicaciones menos frecuentes sería la extravasación y la desconexión, siendo la primera, secundaria a una mala colocación y/o desplazamiento de la aguja, o incluso por una elevada presión del flujo de infusión, y la segunda siendo la mala fijación su principal causa.

Los beneficios que podemos encontrar y determinar del uso de los dispositivos subcutáneos son los siguientes, se dispone de un acceso venoso central accesible y muy fácil de utilizar. Permiten una mayor movilidad a los pacientes al tener brazos y piernas libres. Se presenta una disminución del dolor al tratarse de una punción subcutánea y no venosa, disminuyendo así además, el temor y la ansiedad. Se suprime con este dispositivo la búsqueda y punciones repetidas de las venas periféricas. Existe una mejora de la calidad de vida, permitiendo la realización de otras actividades cotidianas, por su capacidad de un uso extra hospitalario.  

Conclusión

Se pone de manifiesto que a pesar de los efectos adversos y las complicaciones que pueden aparecer, la utilización de dispositivos de reservorio subcutáneos, aportan una gran ayuda al ser inmensamente mayor el beneficio que el riesgo, y proporcionan un mejor confort en el manejo de los tratamientos con quimioterapia en los pacientes oncológicos pediátricos, puesto que evitan las repetidas venopunciones, al tener una localización sencilla y de fácil punción, ya que con el tiempo se vuelve una técnica más dificultosa y más traumática en el caso que se tuviera que pinchar en venas periféricas, esto hace que disminuya por tanto el temor y la ansiedad generada tanto en el paciente como en los padres, por otro lado, al estar colocados debajo de la piel, crean un mínimo impacto estético.  

Bibliografía

1.- Freire, E., Iglesia, A., Rodríguez, C., López, M. A., González, M., Peleteiro, R., & Camba, M. A. (2008). Reservorios venosos centrales totalmente implantables, tipo Port-A-Cath, en pacientes oncológicos: Revisión de Complicaciones. Revista de la Sociedad Española del Dolor15(7), 451-462.

Páginas: 1 2

  • Enero 2018
    L M X J V S D
    « Oct    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  

También te puede interesar…

Actuación en atención primaria ante la solicitud de anticoncepción de emergencia

Leer Más →