Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Matronas  >  Artículo actual

Actualización sobre el protocolo de actuación del servicio de urgencias ante una agresión sexual

Por   /  3 agosto, 2017  /  No hay Comentarios

Autores: Gilart Cantizano, Patricia (Matrona, Servicio Andaluz de Salud y Hospital Quirón Campo de Gibralta)

Cantizano Núñez, Mª José (Enfermera, Servicio Andaluz de Salud, DCCU)

Landroguez Salinas, Sergio (Médico de Familia, Servicio Andaluz de Salud)

Introducción:

Para definir agresión sexual (AS) tenemos que remitirnos a la reforma del código penal de 1995, donde desaparecen los términos de violación y estupro y se recogen las siguientes definiciones:

  • Agresión es la relación sexual no consentida, que se consigue por medio de violencia, intimidación y con circunstancias agravantes (artículos 178, 179,180).
  • Abuso es el ataque a la libertad sexual, no consentida por la víctima, pero sin violencia ni intimidación (1).

 También se entiende como AS el uso de la violencia física y sexual sobre las mujeres y menores de edad como arma para demostrar poder y abusar de ellas. También puede ocurrir la agresión tras la toma de cualquier producto que de lugar a la modificación del grado de vigilancia, del estado de consciencia o de la capacidad de juicio, ya sea de manera voluntaria o involuntaria o sumisión química (2).

En la actualidad las AS siguen siendo un problema ético, médico, legal y social que hace necesaria una buena coordinación entre las diferentes instituciones implicadas en su atención con el objetivo de ayudar a las personas que la sufren (3).

La incidencia actual de AS no se conoce de forma exacta debido a que sólo el 10-15% de las víctimas denuncian por diferentes motivos (culpabilidad, dependencia económica…). La mayoría de las víctimas son de sexo femenino, sólo entre un 7-10% de las víctimas son de sexo masculino. El 30-50% de las AS tienen lugar en el domicilio de la víctima y la mayoría de las veces los agresores tienen lazos familiares con la víctima o son conocidos de la misma. Por último, podemos decir que entre un 30-40% se producen bajo los efectos del alcohol (4).

La violencia sexual contra las mujeres puede ser ejercida por su pareja o por otros hombres. En general, las mujeres acuden al sistema sanitario cuando el agresor no es la pareja, siendo poco frecuente que lo hagan por agresión sexual dentro de la pareja. Es en estos casos cuando la violencia sexual suele permanecer oculta, y resulta difícil detectarla (5).

Objetivo:

  • Analizar los estándares de calidad establecidos en los puntos clave de este proceso asistencial en el servicio de urgencias.

 Material y método:

Para la realización de este trabajo de investigación hemos realizado una revisión bibliográfica en las principales bases de datos científicas, tales como: PubMed, sCielo, Cochrane Plus, Dialnet, CUIDEN y Medical Heritage Library.

Para la búsqueda se utilizaron las siguientes palabras clave, escritas tanto en español como en inglés: “Agresión sexual”, “atención urgencias”, “protocolo”, “asistencia sanitaria”. La técnica de búsqueda se basó en la combinación de las palabras clave con los operadores boleanos AND y OR.

La búsqueda se ha centrado en los periodos comprendidos en los últimos 5 años. También se han revisados protocolos a nivel nacional y regional, así como guías de práctica clínica.

Resultados:

Tras la revisión de diferentes protocolos y bibliografía existente podemos decir que si el primer lugar donde acude la víctima es un Centro de Atención Primaria, en él sólo se atenderán las lesiones que puedan comprometer la vida de la víctima. Se iniciará el tratamiento médico inmediato que necesite la víctima y se trasladará al Hospital más próximo sin que haya lavados ni cambios de ropa, ingesta de alimentos o líquidos antes del reconocimiento exhaustivo en el Hospital. Ésta derivación siempre se realizará previa a la información y consentimiento de la víctima (4,5,6,7).

Cabe destacar que el Hospital que atienda a la víctima debe de tener asistencia ginecológica. El ambiente para su atención debe darle seguridad a la víctima y tener un entorno propicio a la comunicación y confidencialidad. Sólo se recogerán datos que ella aporte voluntariamente y no hacer preguntas desagradables, sin prejuzgar a la mujer (7).

Ante del reconocimiento por parte del personal sanitario y médico forense, que se harán conjuntamente, la mujer se ubicará en un lugar que preserve su intimidad, seguridad, protección y confidencialidad. Se evitarán aquellas actuaciones que puedan interferir en la posterior toma de muestras por parte del médico forense antes de su llegada al servicio de urgencias (5,6,7).

El personal sanitario debe de tener en cuenta la situación que atraviesa la víctima de agresión sexual, atendiendo siempre a su delicada afectación psíquica (8).

 El protocolo a seguir ante una AS seguirá estos puntos:

Páginas: 1 2 3

  • octubre 2019
    L M X J V S D
    « may    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  

También te puede interesar…

PISCINA

Actuación de la matrona en la natación durante el embarazo

Leer Más →