Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Matronas  >  Artículo actual

Compatibilidad de la lactancia materna con los medicamentos y otras sustancias

Por   /  28 julio, 2016  /  No hay Comentarios

  • ¿Es el medicamento absolutamente necesario? Si se precisa el medicamento una consulta entre el pediatra y el médico de la madre puede ser útil para determinar que opciones escoger.
  • Se debe escoger el medicamento más seguro.
  • Si hay una posibilidad de que un medicamento pueda presentar un riesgo para el niño, debe tomarse en consideración la medida de las concentraciones plasmáticas en el niño.
  • La exposición al medicamento puede ser menor si la madre lo toma inmediatamente después de que haya amamantado o inmediatamente antes de que el lactante tenga un largo periodo de sueño.

 

COMO ENCONTRAR INFORMACIÓN FIABLE

El aumento de la lactancia materna lleva a un incremento en la demanda de información a profesionales de la salud respecto a la compatibilidad de ésta con diferentes medicamentos y otras sustancias5. Estos profesionales  deben dar una información fiable, por lo que antes de recomendar sistemáticamente el destete deben conocer unas bases teóricas mínimas para decidir con conocimiento de causa, discernir entre informaciones contradictorias, poder informar adecuadamente y resolver las dudas6.

En el Vademécum que, en general, reproduce el prospecto del medicamento, la recomendación suele ser suspender la lactancia o no tomar el medicamente en caso de lactancia sin argumentar nada o, como mucho, que el medicamento pasa a la leche. Además, suele unir los apartados “embarazo” y “lactancia” cuando nada tiene que ver el potencial teratógeno de un medicamento con un posible efecto secundario a un lactante y la información no se corresponde con la de autores y entidades de prestigio6,8.

El profesional de la salud debe saber que casi todo lo que se suele prescribir es compatible con la lactancia, y que,  en muchas ocasiones, la lactancia está por encima de muchos medicamentos que son evitables2. Por ello deben asesorar adecuadamente a las mujeres que lactan basándose en los datos publicados por autores y entidades de prestigio9,7,10.

Debido a la sobrecarga asistencial que frecuentemente se lleva en las consultas, se necesitan listados o bases de datos que faciliten esa información, para conocer de manera rápida si un medicamento o sustancia determinada es o no compatible con la lactancia o que alternativa se podría utilizar9.

Para conseguir dicho objetivo, el Servicio de Pediatría en colaboración con el servicio de Farmacia del Hospital “Marina Alta”, elaboró una base de datos basándose en una revisión de la bibliografía especializada y en búsquedas en internet acerca del paso a leche materna y los posibles efectos en la lactancia de los medicamentos y otro productos. Posteriormente se desarrolló una aplicación web accesible desde Internet, para poder obtener información fiable y rápida de diferentes medicamentos y productos: www.e-lactancia.org9,3,11.

EXPLORACIONES COMPLEMENTARIAS DE IMAGEN

Las ecografías, radiografías, tomografías y resonancias, son compatibles con la lactancia, aunque sea con contrastes6,2. La lactancia no debe suspenderse por una mamografía, pero puede dificultar su interpretación, en cuyo caso se puede recurrir a la ecografía. Antes de practicarla conviene vaciar bien el pecho para disminuir las molestias de la exploración y facilitar su interpretación2.

Sin embargo, cuando se practica una gammagrafía a la madre, dependiendo del tipo de isótopo y la dosis administrada, se debe valorar la necesidad o no de interrumpir la lactancia. En muchos casos se puede continuar normalmente con la lactancia, pero cuando esto no es posible, hay que interrumpir la lactancia durante unas horas o días, extrayendo la leche y desechándola. Para estos casos se recomienda a la madre sacarse leche con antelación y guardarla en la nevera3.  

OTRAS SUSTANCIAS

Contaminantes ambientales

Según la OMS, los beneficios de la lactancia materna son mayores que el riesgo derivado de bajos niveles de contaminantes ambientales en leche humana, en muchos casos, inferiores a los de leche de vaca u otros alimentos6.

Por su parte, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría subraya la importancia de promover la lactancia materna como la opción más saludable, ya que sus beneficios superan claramente cualquier riesgo para la salud asociado a los contaminantes químicos presentes en la leche materna. Así mismo asegura que la leche materna contiene factores de protección que contrarrestan los efectos potenciales relacionados con la exposición prenatal a contaminantes ambientales, ya que los  efectos de los contaminantes químicos en la salud infantil se relacionan más con la exposición prenatal que con su transmisión a través de la leche materna. Es por eso que se ha demostrado que la lactancia materna, aun en un ambiente contaminado, tiene un impacto positivo sobre el desarrollo de los niños, en comparación con aquellos que son alimentados artificialmente12.  Tabaco

Las dosis altas de nicotina pueden disminuir la producción de leche por inhibición de la liberación de prolactina6,13.

No hay evidencia para decir que la cantidad de nicotina que pasa del plasma materno a la leche represente un riesgo para la salud del niño7. Es por eso que el peligro del tabaco no es la nicotina, sino el humo, y para evitarlo lo importante es que nadie fume dentro de la casa3.

Entre mujeres que fuman y lactan, la incidencia de enfermedades respiratorias agudas es menor que en las madres fumadoras que alimentan a sus hijos con lactancia artificial, lo cual se debe a que lactar y fumar es menos dañino para el niño que el biberón más el hábito del tabaco7. Esto es debido a que la lactancia materna protege contra los efectos de la exposición al humo del tabaco, así que, si la madre no puede dejar de fumar, es recomendable que al menos dé el pecho14,15. Alcohol

Es recomendable no consumir alcohol o hacerlo de forma muy moderada u ocasional (no más de dos copas al día). El consumo crónico produce sedación, desmedro y retraso psicomotor en los lactantes. Más de 0,5 g de alcohol por kg de peso reduce la producción de leche y puede sedar al lactante6.

En caso de una ingesta esporádica de una mayor cantidad de alcohol, es prudente que la madre intente no amamantar mientras esté visiblemente ebria y no practicar colecho con el lactante en esa situación. El nivel de alcohol en la leche materna es equimolar con los niveles sanguíneos maternos, con lo que baja en leche al mismo tiempo que en la sangre, y la madre podrá dar el pecho sin temor cuando se sienta despejada3,12. Cafeína

Grandes dosis de cafeína (más de 300 mg al día, el equivalente a 3 tazas de café) pueden producir irritabilidad e insomnio en el bebé, aunque también hay lactantes que con menos dosis tienen problemas6,13.

En general, la madre puede consumir cafeína; pero cuando un lactante se muestra intranquilo o duerme poco, podría ser útil que la madre pruebe a reducir el consumo de café, té, chocolate y bebidas de cola3. Drogas psicoactivas

El consumo de drogas psicoactivas de abuso es perjudicial para la salud del lactante, debido a las alteraciones y síntomas que dichas sustancias producen al niño y además porque interfieren en la capacidad materna para cuidar adecuadamente de sí misma y de su hijo o hija16.

La metadona, en dosis de hasta 20 mg diarios, es compatible con la lactancia6, y la lactancia materna disminuye la incidencia y la gravedad del síndrome de abstinencia en el recién nacido, a pesar de que la cantidad de metadona presente en la leche es insuficiente para tratar dicho síndrome3.

  CONCLUSIONES

Como conclusión general, decir que la lactancia materna es el mejor alimento que se le puede ofrecer a un niño hasta los 6 meses de vida y continuar hasta los 2 años o más junto con la alimentación completaría. Por ello, hay que ser cautos a la hora de recomendar a una madre que destete a su hijo por la necesidad de administrar un medicamento o por el consumo de otras sustancias. Hacer esto solo en casos estrictamente necesarios en los que no es posible una alternativa.

Para ello los profesionales sanitarios deben basar la información y recomendaciones que da a las usuarias en información fiable aportada por profesionales y entidades de prestigio.

Son muy pocos los medicamentos contraindicados durante la lactancia materna.

Las ecografías, radiografías, tomografías, resonancias y mamografías son compatibles con la lactancia. Se debe considerar suspender momentáneamente la lactancia en caso de realizar una gammagrafía a la madre.

Los beneficios de la lactancia materna son mayores que los riesgos asociados a pequeñas cantidades de contaminantes ambientales presentes en la misma.

No se recomienda fumar si da el pecho, pero en caso de que la madre no pueda dejar de fumar, siempre es preferible que continúe amamantando antes que alimentar al bebé con leche artificial.

Es recomendable no consumir alcohol durante la lactancia o hacerlo de forma muy moderada.

No se debe consumir grandes cantidades de cafeína si se da el pecho, de hacerlo, que sea de forma moderada.

Y finalmente, concluir con que el consumo de drogas psicoactivas es perjudicial para la salud del lactante.  

Páginas: 1 2 3

  • febrero 2020
    L M X J V S D
    « may    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    242526272829  

También te puede interesar…

PISCINA

Actuación de la matrona en la natación durante el embarazo

Leer Más →