Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Historia de la Enfermería  >  Artículo actual

Los orígenes de la Bioética en enfermería

Por   /  19 febrero, 2016  /  No hay Comentarios

Autores: Lucía Caballero / Rodrigo Gutiérrez López

Hace ya dos años que, siendo aún estudiantes de enfermería de la escuela Salus Infirmorum de Cádiz, nos subimos a un avión rumbo a Cracovia -Polonia- con el propósito de empezar una investigación para nuestro Trabajo de Fin de Grado (TFG). Así, nos encontramos recorriendo los sitios más relevantes de aquella ciudad y yendo y viniendo de Auschwitz.

Pero la pregunta es ¿Qué hacen dos estudiantes de enfermería en Auschwitz? ¿Qué relación puede haber entre este lugar y nuestra profesión? Pues bien, ya durante nuestra formación como grados nos dejaron entrever que nuestra ética profesional nace como consecuencia de los terribles actos acaecidos durante la II Guerra Mundial, pero es algo que solo se nombra como algo puntual sin darle la verdadera importancia que esto tiene. Por tanto, nos dimos cuenta de que sí se nos explica perfectamente cuál debe ser nuestra ética profesional y los códigos que la regulan, pero no se plantea de la misma manera el porqué de estos códigos o de dónde proceden. Nuestras inquietudes nos llevaron a hacernos este tipo de preguntas y la curiosidad por saber más sobre este tema fue lo que nos animó a tenerlo como objeto central de nuestra investigación. De esta manera, lo que comenzamos con un trabajo de campo en Polonia para nuestro TFG, se ha convertido ahora en una investigación más profunda que dura ya varios años sobre una cuestión principal ¿Cuál es el origen de nuestra Bioética actual? Cuestión que creemos primordial para concienciar a todos los profesionales sanitarios sobre porqué aplicarla en nuestro ámbito profesional y cómo tratar a los pacientes a pie de cama.

Campo de concentraciónPodemos decir que el concepto de Bioética (término que no es acuñado como tal hasta 1970 por el estadounidense Van Rensselaer Potter) hace referencia al área de estudio que aplica las normas éticas, normas impuestas social y culturalmente de manera externa a los individuos, a las ciencias de la vida, o en nuestro caso, a las ciencias de la salud. Pero para saber de dónde proviene toda la bioética por las que nos guiamos los profesionales enfermeros actualmente debemos remontarnos al III Reich Alemán, o a la más conocida como Alemania Nazi.

La relación que tienen dos temas como son la bioética y el III Reich la entendemos si ahondamos e intentamos precisar el cómo y porqué surgen todos estos códigos y normas. Nosotros defendemos durante nuestra investigación, que todos son consecuencia de esta oscura época y que, por tanto, para comprenderlo -como para entender todos los aspectos importantes de la vida- hay que hacer un poco de memoria histórica. Dejando claro desde un primer momento que no estamos de acuerdo con las ideologías que van a quedar aquí plasmadas ni justificamos ninguno de los actos que se llevaron a cabo bajo estas, intentamos comprender los sucesos y a las personas, no solo haciendo una radiografía de lo que ocurrió, que también, sino poniéndonos en su lugar y viendo las cosas no con nuestros ojos, sino con los suyos.

La “Higiene racial”

Para ello -tras varios meses de búsqueda bibliográfica, en los que nos empapamos de la historia de la Alemania de estos años- debimos remontarnos a 1919 cuando, tras el fin de la I Guerra Mundial, se firma en Paris el famoso Tratado de Versalles. Este fue un tratado de paz firmado por los países que participaron en esta guerra, tras el que Alemania se siente totalmente humillada y que le ocasiona una profunda crisis económica y social. Esto hizo que los años 20 en Alemania fueran años de gran crispación social y pobreza, lo que se convirtió en un “caldo de cultivo” perfecto para que aflorasen nuevas formaciones políticas radicales que buscaban devolver al pueblo alemán la esperanza y el orgullo perdido. Fue en estos años cuando nace el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP), más conocido como el partido Nazi. Del que pronto se puso en cabeza un persuasivo Adolf Hitler, quién tras unas elecciones democráticas, en 1933 fue nombrado como Canciller de Alemania. Así, daba comienzo el III Reich junto con la política de sincronización y arianización que llevará a cabo el partido Nazi durante los siguientes años, poniendo todos los estamentos del gobierno alemán bajo los preceptos Nazis.

Estos preceptos y toda la ideología del partido Nazi se fundamentaban en una teoría conocida como la ‘Teoría Racial’. Podemos considerar como una evidencia que a lo largo de la historia han surgido distintas civilizaciones y razas, sin presuponer que ninguna de ellas es superior o inferior a otra. El Nacionalsocialismo es la primera política contemporánea que se basa en la jerarquización de estas, tomando como eje central dicha teoría. Aunque no fue Hitler el primero en defenderla -fue un filósofo francés, Arthur Gobeneau, quien habló de esta teoría por primera vez en su obra ” Disertación sobre la desigualdad de las razas humanas” en 1853- sí fue el primero en aplicarla en su máxima expresión. Esta teoría se sustenta en tres afirmaciones básicas: primero, encontramos una analogía entre razas humanas y especies animales; segundo, existe una jerarquización -como hemos dicho- de las razas humanas, relegando a la “raza judía” al último escalón de esta; y tercero, existe una raza cualitativamente superior a todas las demás y que es precursora de todas las civilizaciones, la ‘raza aria’. Además, mantiene que son estas personas que pertenecen a la ‘raza aria’ las únicas que pueden ser consideradas como humanos y que, la capacidad de reproducción de cada raza debe quedar restringida a sí misma, ya que la mezcla entre congéneres de distintas razas daría como resultado la degeneración de la especie humana. Esto se convierte en la Doctrina ideológica que el partido Nazi llevará a todos los rincones de la sociedad alemana. Con el paso de los años -y a medida que el partido Nazi iba ganando adeptos- esta teoría fue calando en la comunidad científica, por lo que se hace necesario darle una base científica, a lo que hasta entonces solo había sido teoría, mediante la aplicación de la Biología. Esto dio como resultado una Pseudo-ciencia denominada como ‘Higiene racial’. Vols. 1,2

Esta ‘Higiene Racial’ cobró gran importancia dentro del ámbito sanitario, tomando a la sanidad como uno de los principales instrumentos para llevar a cabo los planes Nazis. Para ello rompieron con la medicina tradicional, a la que consideraban antinatural, y concibieron su propia Medicina Nazi, cuyo principal objetivo no era ni la enfermedad ni el enfermo, sino poner la medicina al servicio de los planes del gobierno de Hitler y cuya finalidad era buscar la excelencia de la raza. Esta medicina como todas las disciplinas sanitarias tenía su propia ética profesional, la bioética Nazi. Esta bioética (término que no es exacto ya que, como hemos aclarado anteriormente, no se usó hasta la década de los 70) tenía como objetivo central salvaguardar el interés de la pureza de la raza aria y del estado alemán. Por ello, consideraba que era deber del estado hacer políticas sociales y sanitarias que favorecieran el cribado evolutivo, para que las personas que ellos consideraban como ‘nocivas’ para el cuerpo de la nación pudieran ser eliminadas, tergiversando así el concepto más actual de salud pública. Según esta Bioética, que manipula la teoría Darwiniana de la selección natural, se acepta una eugenesia y eutanasia forzadas, por lo que toda persona que se considerara que tuvieran alguna tara física o psíquica o que no eran útiles para el estado tenían que ser suprimidas.

Todo esto fue el preámbulo para una ‘ciencia racial’ que a lo largo de todo el régimen se tradujo en programas específicos de eugenesia y eutanasia, que se llevaron a cabo en la práctica clínica habitual de los profesionales sanitarios de la Alemania de esta época, con el fin de acabar con lo que ellos consideraban “lastres sociales” como los discapacitados físicos o mentales, liberando así al estado alemán de la carga monetaria que estas personas suponían al estado, limpiando la sangre del pueblo alemán y convirtiendo a las instituciones sanitarias de estos años en unos de los principales instrumentos de exterminio.

Estas creencias e ideologías se vieron reflejadas en el marco jurídico que le daba un amparo legal a todo lo que realizaron durante la Alemania de Hitler. El gobierno Nazi aprobó leyes con marcado carácter opresivo y racista. Un ejemplo claro fueron las famosas Leyes de Núremberg de 1935, un conjunto de tres leyes antisemitas que regulaban el matrimonio entre judíos y arios o a quién se le consideraba ciudadano del Reich, excluyendo de esta ciudadanía a los judíos y otras minorías sociales; otra ley muy importante en estos años fue la Ley sobre la profilaxis de descendencia con enfermedades hereditarias de 1933, en la que se habla por primera vez de dar un “tratamiento especial” a favor de la “salud pública” a personas de ciertas etnias o con enfermedades indeseadas, lo que mostraba el interés marcado del estado en los programas de eugenesia y eutanasia anteriormente citados.

El personal sanitario en los campos de concentración nazis

A medida que la legislación nazi fue tornándose más radical fueron abriéndose por todo el territorio alemán y ocupado centros de hacinamiento para judíos y otras minorías sociales, donde los derechos civiles y el respeto por las personas eran totalmente obviados. Estos centros fueron los Guetos y los distintos campos. Lo guetos eran zonas limitadas donde se aislaban a los judíos del resto de la población de las ciudades alemanas y donde eran sometidos a un asedio por parte del Reich, pero nosotros durante nuestra investigación nos hemos centrado en los distintos campos, más concretamente en el complejo de campos abierto en 1940 a unos 70 km de la conocida ciudad polaca Cracovia: el complejo Auschwitz-Birkenau. Este está constituido por tres campos diferentes -y 43 subcampos- que según con la finalidad que fueron construidos podían dividirse en tres tipos: el Campo principal o Auschwitz I, campo de concentración abierto en 1940 con el fin de retener a diferentes tipos de presos -aliviando también así el número de prisioneros de las cárceles alemanas- y obligarlos a hacer trabajos forzados; Birkenau o Auschwitz II, campo de exterminio construido en 1941, a 3 km del campo principal, con el fin principal de eliminar a las personas como parte del plan de Hitler para acabar con la población judía de Alemania; y Monowitz o Auschwitz III, campo de trabajo establecido en 1942 con el fin de abastecer de mano de obra esclava a grandes industrias alemanas. Esta diferenciación a medida que pasaron los años, se iba difuminando cada vez más, ya que el objetivo último de todos estos campos -y también de los guetos- era acabar con la vida de las personas que el estado consideraba un peligro para la nación.

Dentro de los distintos campos trabajaba personal sanitario propio conocidos como Sanitätsdienstgehilfe o SDG, es decir, el Servicio Sanitario Auxiliar de la SS -la SS o Schutzstaffel (Compañía de Defensa) eran la institución encargada de dirigir todos los campos alemanes desde marzo de 1936- y personal que era elegido de entre los prisioneros, quienes o ya eran sanitarios o se les encomendaba esta función. Este personal trabajaba en las distintas instalaciones sanitarias que había repartidas por todos los campos, en las que sus funciones distaban mucho de las que conocemos actualmente en la profesión de enfermería, convirtiendo estas instalaciones u hospitales -en las que las condiciones higiénico sanitarias eran precarias- en la mejor herramienta de exterminio con la que contó el gobierno Nazi.

Durante toda la investigación pudimos comprobar cómo un gran número de personal enfermero colaboró -por convicción y fidelidad al régimen o por coacción- en los actos que se llevaron a cabo durante estos años. Aunque los enfermeros se regían por una jerarquización dentro del binomio médico-enfermero, en la que debían obediencia y colaboración al personal médico -en el que años después un gran número de ellos se escudarían para excusar sus acciones-, verdaderamente fueron un importantísimo engranaje dentro de la gran máquina de matar que eran estos campos y llevaban a cabo funciones de gran relevancia para los planes de Reich. Es verdad que una de estas funciones era la de atender a los presos dentro de los hospitales, pero también es verdad que este cometido acababa cuando el preso que debía ser atendido no tuviera expectativas claras de volver al trabajo pronto y que llegado el caso era el enfermero el encargado de eliminarlo mediante la administración de fármacos letales. También era el personal enfermero el encargado de administrar distintos compuestos experimentales o de colaborar y asistir, a partir de 1941- en los numerosos experimentos con humanos que se realizaban dentro de estos campos, experimentos que se realizaban de manera forzada -médicos, genéticos, antropológicos, bélicos, etc.- con todo tipo de personas, incluso con niños. Otras de sus funciones importantes era colaborar en las distintas selecciones que se hacían a diario a la llegada de los prisioneros al campo o dentro de los mismos hospitales, en las que se decidía si un preso era apto para trabajar y por tanto lo mantenían vivo hacinado en los campos o si por el contrario eran condenados a morir en las cámaras de gas, en las que también era personal del SDG el encargado de liberar el conocido gas Zyklon B. Pero sin duda, la función más importante que tenía la enfermería era la de supervisión, control y registro de todos los enfermos y actividades sanitarias que se llevaban a cabo dentro de los campos; a cargo de este cometido era el enfermero el responsable de enmascarar y cubrir todas las huellas que pudieran dejar las atrocidades que se realizaban con los prisioneros, por lo que tenían la obligación de manipular y falsear la documentación registrada para lo que había implantadas unas meticulosas directrices.

Repercusiones para el futuro de la Enfermería

Por todo ello, la influencia que tiene esta oscura época alemana en la enfermería y, en general, en la sanidad actual es innegable. Ya que es en contraposición a todo lo ocurrido en estos años como nace la Bioética por la que hoy en día se rigen nuestras profesiones. Del enjuiciamiento de todos estos acontecimientos, en los conocidos como Juicios de Núremberg (1945-1947), tras el fin de la II Guerra Mundial, surge uno de los más importantes códigos de la historia de la bioética, -ya que es el que sirve de base a todos los ulteriores códigos, declaraciones y normas- el Código de Núremberg (1947). Este código es el primero en recoger los principios básicos que deben regir la experimentación con seres humanos, reconociendo por primera vez, por ejemplo, la importancia del Consentimiento Informado, el cual otorga a la persona la libertad de decisión en lo que atañe a su salud. Algo que actualmente vemos como algo lógico e imprescindible, y con lo que la enfermería trabaja a diario, pero que hasta entonces no había sido reconocido ni respetado. Por otro lado, los hechos acaecidos durante la Alemania del III Reich dejaron patente la poca humanidad y respeto que podía una persona demostrar hacia sus semejantes, por lo que se hizo primordial velar por la dignidad y los derechos inalienables que se deben reconocer a toda persona por el simple hecho de serlo, los cuales quedaron recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, norma ética y legal aprobada por la Organización de las Naciones Unidas en diciembre de 1948. Dentro de la sanidad toma una gran importancia, a partir de estos momentos, velar por una conducta éticamente correcta por parte del personal sanitario. El enfermero debe ser el custodio de los derechos de los pacientes y poseer un ajustado concepto de las normas éticas que deben orientar su quehacer profesional, por ello surgen los principios bioéticos por los que deben regirse todas las profesiones sanitarias -justicia, autonomía, beneficencia y no maleficencia (Beauchamp y Childress,1979)- y los distintos Códigos Deontológicos donde se recogen los derechos y los deberes de los profesionales de la salud.

En conclusión, durante nuestro trabajo, vemos cómo la finalidad principal de nuestra profesión, el cuidar, queda totalmente relegada a un segundo plano a favor de los programas y pretensiones Nazis. La enfermería olvida durante demasiados años cuál debe ser su función y razón de ser, dejando de lado la dignidad de las personas y obviando por completo el sentido humanista de nuestra profesión. Por tanto, nos damos cuenta de la importancia que tiene la ética dentro de nuestro ejercicio profesional, de que debemos anteponer siempre el interés del individuo a cualquier otro y como el respeto por la vida y por la libertad es algo que jamás se debe olvidar a la hora de trabajar con personas, como es el caso en las profesiones sanitarias, ya que ponen en nuestras manos su bien más preciado: su salud. Por ello, consideramos tan importante tomar conciencia de lo que pasó para que aquellos horrores no se vuelvan a repetir, ya que, como dijo el célebre escritor hispano-estadounidense George Santayana “Aquellos que no recuerdan la historia están condenados a repetirla”.  

Páginas: 1 2

  • diciembre 2018
    L M X J V S D
    « may    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  

También te puede interesar…

foto 1

Historia de la Enfermería Militar Británica (Tomo 1)

Leer Más →