Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Actualidad  >  Artículo actual

Revisión sistemática entre la relación del parto y la fase lunar

Por   /  13 Marzo, 2018  /  No hay Comentarios

Autores:

Celina Zafra Pérez

Mari Carmen Aparicio Gutiérrez

Lourdes Ávila Reyes

Introducción:

A lo largo de los tiempos, han existido numerosos mitos y leyendas, que se han ido transmitiendo de generación en generación, y que trataban sobre el embarazo, el sexo de los bebés y el momento en que se produciría el nacimiento, basándose en culturas y creencias populares.

Las diferentes culturas ancestrales han relacionado a sus dioses y diosas con los astros y los planetas.

Desde la antigüedad, se le ha atribuido a la Luna el poder para que las semillas germinasen y dieran su fruto, ya que otorgaba humedad a la tierra y, que los animales, entre ellos los seres humanos,  aumentaran su fertilidad y fuesen capaces de concebir.

En la mitología maya, la diosa de la Luna era llamada Ix Chel, la «Dama Arcoíris» y era adorada como protectora de las mujeres que estaban de parto. Para los incas, la Luna era la patrona de los alumbramientos. Los indios navajos también le atribuían a la Luna la capacidad de estimular a las mujeres, para que dieran a luz bajo su poder, cuando estaba Llena, a causa del efecto que  ésta producía sobre el líquido amniótico.

La conexión entre la luna y la mujer es tan estrecha, que incluso la palabra menstruación significa “ciclo lunar” y, en muchos idiomas, se denomina a ambas con el mismo término.

Esta creencia ha continuado arraigada hasta nuestros días y sigue presente en muchas culturas y países. Tanto es así, que incluso los profesionales sanitarios la comparten; muchas matronas creen que el trabajo en los paritorios aumenta, coincidiendo con determinadas fases de la luna.

Los seguidores de este pensamiento establecen, que la relación entre la Luna y los partos, podría deberse a la fuerza de la gravedad que ejerce la Luna sobre la Tierra y sus seres vivos. Al igual que esta fuerza puede influir sobre las mareas, sería lógico pensar que también ejerce algún efecto sobre el cuerpo humano, por su gran proporción de agua (70 %).

El ciclo de la Luna consta de 4 fases: Luna Creciente, Llena, Menguante y Negra o Nueva. Estas fases se suceden una tras otra y duran alrededor de 29.53 días, un ciclo lunar. La menstruación dura aproximadamente 1 mes lunar y la ovulación ocurre en la mitad del mes lunar. También en la gestación están presentes los ciclos de la Luna, teniendo una duración de 10 meses lunares.

Con esta revisión pretendemos demostrar si existe una relación directa entre los partos espontáneos y la influencia de los ciclos lunares, como popularmente se cree.

Metodología:

Se realizó una búsqueda bibliográfica en las bases de datos Scopus, Pubmed, Dialnet, IME, Scielo y Cochrane. Para ello se utilizaron los descriptores en ciencias de la salud: “embarazo”, “parto”, “fases” y “luna”. Se combinaron dichos descriptores en diferentes sintaxis de búsquedas, introduciendo los mismos mediante los operadores boleanos “AND”, “OR” y “NOT”. Se completó la búsqueda con la consulta de tratados de obstetricia y ginecología.

El período de búsqueda comprende desde el año 2007-2017 y los artículos elegidos eran de lengua castellana e inglesa.

Resultados:

A través de esta búsqueda bibliográfica, hemos valorado numerosos estudios donde se analizan miles de partos en distintos hospitales de todo el mundo, y cada uno de ellos utilizan unos métodos de inclusión y/o exclusión distintos, pero a pesar de ello, las conclusiones generales de todos ellos son muy parecidas.

El agua, constituye el medio donde se desarrollan los fetos y embriones, el líquido amniótico. No es difícil relacionarla luna y el parto por su influencia en los líquidos, entre ellos el líquido amniótico, como consecuencia de ese efecto gravitacional como ocurre en las mareas. La distensión uterina debido a su contenido se apunta como uno de los factores relacionados con el inicio del parto Existen 4 fases lunares: Luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante.

A pesar de lo anterior, no se relaciona la influencia lunar en ninguna de las fases sobre el inicio del parto, a diferencia de lo que se viene manteniendo tradicionalmente por mujeres y matronas. Los partos se distribuyen al azar a lo largo del mes lunar. Tampoco se observa una relación significativa entre la paridad y una mayor o menor influencia lunar, aunque los porcentajes de partos para mujeres multíparas aumentan en todas las fases (los días exactos de luna llena, menguante, creciente y nueva) respecto a las primíparas, y éstas, a su vez, presentan un porcentaje más alto el resto de días del mes.

Páginas: 1 2

  • Noviembre 2018
    M T W T F S S
    « May    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  

También te puede interesar…

PISCINA

Actuación de la matrona en la natación durante el embarazo

Leer Más →